CIFO Blog

HomeInteractCIFO BlogCIFO Blog

Muestra de arte de Miami abre ventana al mundo a cubanos

SARAH MORENO el Nuevo Herald

Cuando mañana viernes abra la XI Bienal de La Habana, una instalación de 75 bicicletas recibirá al visitante en el edificio dedicado al arte universal del Museo de Bellas Artes, ubicado en el antiguo Centro Asturiano.

La obra Forever Bicycles, realizada por el artista chino Ai Weiwei, conocido activista por la libertad de expresión en su país, tendrá un significado especial para muchos cubanos que fueron testigos de cómo las bicicletas chinas de la marca Forever se convirtieron en el medio de transporte fundamental en la isla en la década de 1990.

Esta instalación es parte de la muestra Una mirada múltiple, 80 piezas pertenecientes a la colección de arte contemporáneo de Ella Fontanals-Cisneros que se han trasladado de Miami a La Habana para participar en dicha Bienal. Por primera vez la colección se exhibe fuera del edificio de la Cisneros Fontanals Art Foundation (CIFO), en el downtown de esta ciudad..

“Esta exhibición representa un cambio; es algo que no se había hecho antes”, expresó Fontanals-Cisneros, en conversación telefónica hace unos días desde la isla. “Quiero ofrecer una ventana al mundo a los cubanos”, añadió, expresando su deseo de compartir la experiencia que ha ganado en el mundo del arte desde que comenzó a reunir su colección en los años 70.

En la actualidad mujer de negocios y patrocinadora de las artes, Fontanals-Cisneros abandonó Cuba junto a sus padres en 1961, a los 14 años, para reunirse con una hermana que vivía en Venezuela. “Crecí como venezolana y nunca me sentí exiliada”, reconoció Fontanals-Cisneros, que estuvo casada durante tres décadas con el empresario Oswaldo Cisneros, miembro de la acaudalada familia venezolana.

En Caracas, Fontanals-Cisneros desarrolló una intensa actividad como empresaria que la llevó a abrir cinco librerías y una galería de arte, hasta que en el 2002 creó en Miami la fundación CIFO, que tiene en la actualidad una rama europea, cuya sede radica en Madrid. Es justamente CIFO Europa la entidad que organizó la muestra Una mirada múltiple. Selecciones de la Colección Ella Fontanals-Cisneros.

“Siempre fui muy creativa y quise ser pintora. En el 2007 decidí dedicarme exclusivamente al mundo artístico”, apuntó Fontanals-Cisneros, quien después de 20 años sin regresar a Cuba, volvió en la década de 1980 para visitar a su hermano, José Fontanals Pérez, ex directivo del Banco Nacional de Cuba. Posteriormente, en cada nuevo viaje la coleccionista aprovechó para establecer contactos con personas relacionadas con el mundo del arte en la isla.

“Me encontré con obras de Loló Soldevilla que me gustaron y las compré. Luego empecé a hacer investigaciones sobre los artistas de finales de los 50 y 60, para incluirlos en mi colección de arte latinoamericano”, contó Fontanals-Cisneros, reconociendo que actualmente pasa mucho tiempo en Cuba, aunque mantiene su residencia entre Suiza y España, país del que tiene nacionalidad.

Fue por invitación de la directora del Museo de Bellas Artes de La Habana, Moraima Clavijo, que decidió llevar su colección a la isla. “Al principio me costó decidirme porque no sabía los requerimientos para traer el arte a Cuba. Tampoco sabía si iban a existir las condiciones climáticas [para almacenarlo]”, contó Fontanals-Cisneros desde la capital cubana, indicando que no le pusieron trabas burocráticas, pero sí enfrentaron algunas carencias a la hora de montar la exposición.

Por su parte, el curador de la muestra, el cubano Osbel Suárez, que reside en España y ha desarrollado toda su carrera en instituciones como el Museo Reina Sofía de Madrid, del que fue curador de arte latinoamericano desde el 1991 hasta el 2008, confirmó el apoyo de las autoridades del Museo de Bellas Artes.

“Sería injusto decir que no he encontrado facilidades y apertura. Hasta la fecha no tengo quejas”, dijo Suárez, quien se graduó de Historia del Arte en la Universidad de La Habana en el 1994 y esta es la primera ocasión en que trabaja en la isla.

“En un momento determinado, cuando me planteé incluir la pieza de Ai Weiwei [ Forever Bicycles], pensé que no la iban a admitir”, contó Suárez, indicando que la obra en sí misma es controversial por su carácter simbólico tanto para China como para Cuba.

“La isla estuvo invadida de bicicletas de la marca Forever”, precisó Suárez, indicando que, por otra parte, en el contexto chino la instalación presenta el contraste entre la tradición y la modernidad, la sustitución de las bicicletas por las motos.

Suárez señaló que Una mirada múltiple plantea “un recorrido curatorial que no implica un principio y un final lógico, sino más bien propone núcleos temáticos que se comunican entre sí”. Uno de esos núcleos se dedica a la fotografía, el video y la instalación; otro, a grandes maestros contemporáneos, representados con obras de Marina Abramovic, Vito Acconci, John Baldessari y Olafur Eliasson, entre otros.

La sección titulada Outside Cuba aborda la obra de artistas cubanoamericanos como los fallecidos Félix González-Torres y Ana Mendieta, de quien se incluye una amplia selección de fotografía y video. También se refleja el trabajo de otros creadores que residen en Miami como María Martínez Cañas y Leyden Rodríguez Casanova y, por último, una instalación de Jorge Pardo, que vive en Los Angeles, y presenta además en la Bienal un show unipersonal.

El núcleo más amplio de la exposición está dedicado a importantes artistas latinoamericanos contemporáneos como los argentinos Guillermo Kuitca y Liliana Porter, el venezolano Eugenio Espinoza y la costarricense Priscilla Monge, entre otros.

“Muchos de estos artistas han estado en anteriores bienales en La Habana”, informó Suárez, mientras montaba una pieza de la venezolana Carla Arocha. El curador estará presente el sábado junto a Fontanals-Cisneros en la inauguración de Una mirada…

En cuanto al recibimiento que ha tenido en Miami la idea de la exhibición en la isla, Fontanals-Cisneros dijo haber contado con el apoyo de gran parte de la comunidad artística de esta ciudad. “Para mi sorpresa, me han dicho que les parece magnífico los puentes que se pueden tender a través del arte”, reconoció la coleccionista, que dice haber encontrado en La Habana a coleccionistas de todo el mundo que van a comprar arte cubano.

El galerista cubano Ramón Cernuda, dueño de Cernuda Arte en Coral Gables, especializado en arte cubano de antes y contemporáneo, confirmó su apoyo a este tipo de intercambio en beneficio de la cultura cubana, y felicitó a todos los que contribuyeron a que se diera este “primer paso”.

Aun así, pidió “que el intercambio no sea sólo de artistas cubanos que viven allá y viajan a Estados Unidos y de una colección de Estados Unidos hacia La Habana, sino que sea de doble vía y que los artistas de la diáspora sean invitados a exhibir en Cuba” y aseguró que se le ha negado en nueve ocasiones el permiso para entrar a Cuba.

“Después de 52 años fuera de Cuba he aprendido a tener paciencia, y espero que este asunto también se resuelva”, declaró el galerista, quien añadió que el arte no está sujeto a la ley del embargo de Estados Unidos hacia la isla porque constituye un medio de información.

Por su parte, el galerista Jorge Sorí, propietario de la galería Jorge M. Sorí, en Coral Gables, expresó su “curiosidad” acerca de la Bienal como espectador y amante del arte, pero confirmó no tener intenciones de asistir. “En términos políticos, estoy opuesto al régimen. Mi familia salió de Cuba en los años 60, y un tío materno, Pedro Ruiz, fue fusilado cuando Bahía de Cochinos”, contó Sorí.

“En Cuba hay artistas que están muy vinculados con el régimen, viajan y se benefician, y hay otros muy buenos que no están favorecidos y por lo tanto no tienen oportunidades”, apuntó Sorí.

Por su parte Fontanals-Cisneros expresó que “en Cuba existe una generación de artistas muy creativos, que hacen muchas cosas con sus manos debido a las carencias”.

“No estoy pensando hacer inversiones ni tengo propiedades en Cuba”, negó Fontanals-Cisneros acerca de si tenía planes de restaurar una residencia en La Habana. Su estancia en la isla le ha permitido reencontrarse con sus raíces y con su niñez, afirmó.

“Creo que cada uno de nosotros en su medio, en lo que sabe hacer, puede ayudar a tender ese puente para que la gente se una”, expresó sobre la posible influencia de los cubanoamericanos sobre los cambios en Cuba. “Debemos darle una oportunidad a las cosas nuevas”, añadió, reconociendo que “en Cuba no ha tenido nada que ver con política y, por lo tanto, la política no se ha metido conmigo”.

La XI Bienal de La Habana se extenderá hasta el 11 de junio y expondrá la obra de 180 artistas plásticos de 43 países en la sede principal del Museo de Bellas Artes, en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, el centro Alejo Carpentier, el Castillo de la Fuerza, el Gran Teatro de La Habana, el teatro Fausto y el cine Payret, entre otros edificios y espacios al aire libre como el malecón habanero.

También se celebrarán numerosas exposiciones colaterales de artistas cubanos como Puentes, de Sandra Ramos; una muestra personal de Abel Barroso; Las cabezas, performance de Manuel Mendive; además de varias colectivas como Las metáforas del cambio y HB, con una nómina de artistas que incluye a Los Carpinteros, Marta María Pérez, Felipe Dulzaides, Alexandre Arrechea y Carlos Garaicoa.

De Estados Unidos han solicitado permiso para asistir a la Bienal 1,300 personas, según dijo a AP Jorge del Valle, director del Consejo de las Artes Plásticas de Cuba.

Una mirada múltiple. Selecciones de la Colección Ella Fontanals-Cisneros estará abierta al público hasta el 20 de agosto.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/05/10/1199179_p3/muestra-de-arte-de-miami-abre.html#storylink=cpy

about the author

Comments are closed.